Avisar de contenido inadecuado

Día 5

{
}

    Me he decidido a llamarte y en cuanto he oído tu voz me ha entrado una alegría inmensa. Tú también estabas alegre, se te notaba, te sentía, era como si estuvieras a mi lado. Yo estaba tan contento, era tan feliz en ese momento que la emoción por oírte tan próxima me embargaba el espíritu.

   Han sido quince minutos de conversación, los quince minutos más felices de los últimos tiempos. Ya sabes que no me gusta mucho hablar por el móvil pero hoy era un día muy especial porque iba a oír tu voz, esa voz tan preciosa que tienes y que entraba por mi oído directa a mi corazón. Tu voz melodiosa, alegre e increíblemente tranquila me ha llenado de vida, de luz y de armonía. No podía creer que estaba hablando contigo pero mi corazón, ese que ansía verte, tocarte y besarte, ese iba por delante de mi mente y no he querido sujetarlo, le he dado rienda suelta y ha galopado, vaya que si ha galopado, tanto que mientras yo hablaba contigo él estaba a tu lado, sobre tu pecho. Por eso he podido sentir tu emoción ¡Qué divina sensación! ¡Qué hermosura! ¡Que placer más grande hablar contigo! Y más que hablar, sentirte como te sentía…

   No puedo negar que me muero por verte pero también me agrada la idea de que estás pasándolo bien y para mí no tiene precio el que la mujer a la que amo esté bien, aunque esté lejos de mí, por que sé que está haciendo lo que en ese momento desea hacer y eso es sagrado para mí. Volveré a verte cuando vengas de tu viaje y te contaré muchas cosas de mí, cosas que aún te falta por oír y cosas que estoy sintiendo estos días. Mis miedos van y vienen pero empiezo a saber atajarlos, a darles la espalda, porque mi espíritu es más fuerte que ellos y te aseguro que no van a poder conmigo.

 Ya no estoy preso en la cárcel del alma, tu has encontrado la llave, tu y solo tu, mi princesa.

 Un beso

{
}
{
}

Comentarios Día 5

Te sigo leyendo.
Escuchar esa voz que nos llena de emoción...umm qué sensacion tan bonita.
Bss. 
anna anna 08/08/2007 a las 08:46
Gracias Anna y me alegro por tí, porque sé que tú también la escuchas.
Un beso 

Deja tu comentario Día 5

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre