Avisar de contenido inadecuado

Día 9

{
}
Al final estoy aprendiendo a ser paciente gracias a tu ausencia por el viaje. Ser paciente es algo que siempre me ha traido de cabeza, ¿pero cómo se puede ser paciente en el amor?, pensaba yo. Ahora veo que es posible y hasta recomendable. El amor no es impaciencia, entre otras cosas que no es; creo que esa cualidad, la paciencia, es algo intrínseco del amor que hace que éste sea más natural y sobre todo mejor vivido, mejor sentido. Así que estoy aprendiendo, estoy en ello.
Pero donde peor me defiendo es con el ego. Demasiado ego aun. Necesito desechar todas sus exigencias, toda su avidez y borrar todo rastro que me impide ser humilde, menos engreido...
 
Hoy tan solo quería darte unas pinceladas de por donde voy y a dónde quiero ir. Lo que está muy claro para mí es que quiero ir hacia ti limpio de corazón porque no hay otra forma de estar contigo y esa es la que yo quiero.
 
Un beso
   
{
}
{
}

Comentarios Día 9

Yo creo que vas por el buen camino. Es curioso pero lo que mencionas del ego es muy importante y me alegra que trabajes en ello. Aunque no creo que te resulte difícil. Lo poco que te conozco no me habla de un ego exagerado.
Tu fiel lectora y amiga.
Besos. 
anna anna 11/08/2007 a las 12:12
Te agradezco esos ánimos, ¡qué buena amiga!, pero con mi ego me acostumbré a tener una relación "anómala" y ya va siendo hora de acabar con esa relación. Espero que, como tú dices, no me sea dificil.
Un fuerte abrazo 
Pues claro qué no te resultará difícil. El ego es como el honor querido amigo...como dicen el la película del abuelo; el honor es una...bueno ya sabes a lo que me refiero.
El ego está bien en su justa medida, pero ya sabes que pasando de ahí roza la vanidad y tú no eres así.
Besitos. 
anna anna 12/08/2007 a las 01:02

Deja tu comentario Día 9

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre