Avisar de contenido inadecuado

Esta noche mi niño ya no caerá más en el olvido

{
}
niño llorando

 

Te voy a contar una historia cargada de sentimientos, cargada de tristeza y de inocencia. Nadie hasta ahora la había oido. Tu vas a ser la primera en escucharla, pero escúchala con el corazón porque es la única manera de entenderla. Es la historia de un niño que vivía en un castillo de arena; es una historia real.

"Nació en una familia humilde y ya desde muy pequeño empezó a saber lo que era estar solo. Sus padres, en su afán de protegerlo le negaban todo lo que los demás niños tenían sin apenas pedirlo.

Subido a una silla, con tres años miraba por la ventana a otros niños de su edad jugar en la calle y se preguntaba, no sin cierta tristeza e incomprensión, por qué el no podía salir a jugar con ellos.

Conforme pasaba el tiempo y crecía sabía que no era como los demás porque los demás iban a sitios donde a él sus padres no le dejaban. Los demás iban de excursión y él no, los demás iban a hacer karate y él no, los demás tenían una bicicleta y el no. El no era como los demás. Sus padres no lo dejaban. Y así este niño empezó a crear un mundo a parte del de los demás, un mundo interior, un mundo con paredes de arena…

En su mundo todo era fantástico, no existía el dolor, no existía la realidad, todo era perfecto, ya no necesitaba amigos. Tenía unos tebeos, tenia unos juguetes que desarmaba para ver cómo funcionaban… y se tenía a si mismo, aunque esto le causaba más problemas que beneficios.

Para cuando sus padres le dejaron más libertad este niño era ya un niño con muchos miedos pero con un gran corazón. Era capaz de ponerse en lugar del que sufría y hacia suyos los sufrimientos de los demás. Aun así y haciendo un gran esfuerzo empezó a jugar con otros niños, empezó a saltarse las normas de sus padres, empezó a ser un rebelde, un intrépido muchachito de ocho años. Dejó de tener miedo pero no dejó de tener el instinto del lobo solitario. Olía el peligro antes que los demás, se anticipaba, era rápido como el viento y, dentro de su pseudolibertad, empezaba a ser feliz.

Aunque los castigos eran severos (un día fue golpeado por uno de sus progenitores con una goma de tubo de un metro en el costado y se le quedaron unos hematomas que tardaron en desaparecer un mes) el siempre se mostraba desafiante, porque ansiaba ser libre y no quería volver a su castillo de arena. Pero un día vio como unos niños se reían de su padre. Si, estaba claro que a su padre le pasaba algo y entonces otro niño se lo dijo: tu padre está borracho. Ese día el cielo cayó encima del niño, la tristeza asomó en su ojos y otra vez y con el alma encogida volvió a recluirse en su castillo. Dejó de salir a la calle y pasaron años y años. Solo salía para ir a la escuela y para jugar, pero jugaba con miedo, miedo a que su padre viniera bebido y los niños se burlaran de él. Y ese niño empezó a correr y correr para evitar ser alcanzado por las burlas de los demás. Corría con tanta rabia que no había ningún otro niño que pudiera alcanzarlo en una carrera en el colegio o en la calle. Adquirió resistencia y era capaz de pasar horas corriendo sin parar. Esto de correr le sirvió más adelante y ganó muchas carreras. Nunca llegaba tarde a ningún sitio, solo tenía que correr y correr…

Cuando murió su padre aquel niño respiró aliviado porque ya podría salir con tranquilidad a la calle, ya no se burlarían más de él. Años después lloró amargamente porque se dio cuenta de que había perdido a ese padre. Le pidió perdón en sus oraciones y le dijo desconsolado que estaba muy avergonzado por haberle dado la espalda, que ahora ya no podría darle un beso pero que siempre estaría en su corazón… Esa noche el niño durmió entre sollozos y recuerdos y sobre todo con la esperanza de ser perdonado…"

 
Ese niño es el que ahora te está escribiendo y ahora también está llorando con el corazón encogido, ese niño ha estado mucho tiempo escondido y esta noche le he tendido una mano, esta noche voy a jugar con él y a decirle que no tenga miedo que aquí estoy yo para cuidar de él y que nunca más volverá a estar solo y que ya puede sonreir y abrir los ojos porque ya nadie más le va a hacer daño. A partir de esta noche a ese niño no le va a faltar nada. Esta noche los dos volveremos a ser uno, esta noche mi niño ya no caerá más en el olvido.

 
Mi querida amiga, mi niño y yo te agradecemos lo que has hecho por nosotros y los dos te pedimos que tú también te acuerdes de tu niña, que la mimes y que la quieras y que nunca la abandones porque ella necesita de ti tanto como tú necesitas de ella.

 
Un beso y un abrazo muy fuerte para las dos.

 PD: Nosotros también te echamos de menos

 

{
}
{
}

Comentarios Esta noche mi niño ya no caerá más en el olvido

no se si es un historia real o no, pero es muy emotiva



besos



lágrimas de mar
lágrimas de mar lágrimas de mar 19/02/2008 a las 10:18
La historia es real, aun más que la vida misma.



Un beso
¬¬U     Tu historia es la historia de muchos niños y niñas del mundo y no todos logran tener ese amigo de si mismo ni jugar con él, muchos de ellos se convierten en pequeños rebeldes solitarios y que nuncan encuentran un lugar en la sociedad que no entiende el porque son así, otros se convierten en delincuentes desde muy corta edad, estos son los que nadie ayuda ni escuchan, pero tú me alegro que estés con nosotros porque has encontrado en este blog gente que te escuchará que te comprenderá porque tambien muchos han tenido una vida dura o dificil, pero estamos aquí para una cosa PARA SER TUS AMIGOS.  Me han encantado tus escritos, tus pensamientos, tus sentimientos a flor de piel,,,, besitos    :-)
La vida de los niños puede ser muy dura, sobre todo si no tienen unos padres que los acompañen...
Gracias, Angeles

la vida no es justa para muchas personas, sin embargo hay que aprender de ella ...creo que las cosas pasan por algo,cosas que simplemente ni nosotros mismos podemos luchar  para evitar que sucedan, hay cosas que desgraciadamente salen de nuestras manos...pero hay que ver la manera de salir adelante ya estamos aqui y no podemos huir, hay que aprender no solo de lo que nos pasa sino tambien  de lo que esta a nuestro alrededor,  fuimos creados para ser felices y hay que vivir para conseguirlo :-)
karina * 15/08/2008 a las 01:27
el peor error que hacen esos padre es dejar a su niño lejo del cariño, del amor,porque  esa concecuencia la van arrastrando su vida  y se van creando en su mente mucha descriminación hacia ellos......................
a los hijos hay que darle mucho amor para que ellos siempre se sientan seguro
yineth garcia yineth garcia 01/10/2008 a las 17:40
es una historia muy triste me da mucha pena por el niño pero me das un buen consejo para mis hijos, asi lo hare les demostrare lo mucho q los amo a mis dos hijos a diego y bracni y a mi padre q lo tengo lejos lo llamare para decirle lo mucho q lo extraño de verdad gracias ..
annis annis 20/03/2009 a las 17:29
esa es La misma Historia que me sta sucediendo en ese Momento..
Mi vida es solo 4 paredes, y un Computador... le temo a todos !! ...
Ya no se que hacer, mis papas no son Buenos con Miigo, y yo no Soy buenas cn ellos...
karlita karlita 03/05/2009 a las 18:51

Deja tu comentario Esta noche mi niño ya no caerá más en el olvido

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre